Sacraments & Liturgy

Sacramentos y liturgia

Sacramentos y liturgia

Una introducción

En el corazón de la comunidad e identidad cristianas está el culto a Dios. Es un recordatorio de que no estamos en el centro del universo, ni la fuente de todos los significados y valores. Es el reconocimiento de que somos criaturas dependientes y que hay un Creador que da forma al propósito de nuestra existencia. Es la celebración de la Encarnación, con todo lo que ganamos conociendo a Jesús, sentándonos a sus pies y participando con asombro y alabanza en el terrible drama redentor de la Pasión y Resurrección. Es la expresión del Espíritu que mora en nosotros que nos enseña a ver el cielo mismo, sin dejar de estar firmemente arraigados en las realidades de este mundo. La adoración es nuestro centro religioso. Dar forma a sus expresiones públicas es un ministerio desafiante y gratificante. Debido a la variedad de expresiones de adoración a lo largo de la Biblia y, al mismo tiempo, la cantidad mínima de enseñanza bíblica específica con respecto a las prácticas preferidas u óptimas de adoración pública, ha habido mucho debate sobre la idea y los métodos de adoración cristiana. Sin embargo, todas las denominaciones cristianas reconocen la gran importancia de estos ritos, compartiendo, como mínimo, las siguientes afirmaciones:

  • La adoración se centra en Dios; es atribuir valor a Aquel que es verdaderamente digno.
  • La adoración es tanto personal como comunitaria.
  • Los rituales del culto público son un diálogo entre Dios y el pueblo de Dios.
  • Los Salmos son fundamentales para el culto cristiano, y llevan una larga tradición de oración y diálogo devocional con Dios en muchos estados de ánimo y voces.
  • Los sacramentos son parte integral de las prácticas del culto público.

Central y única para la teología cristiana, entre los muchos sistemas religiosos del mundo, es nuestro entendimiento, obtenido a través de la revelación divina, de que el único Dios creador existe como una comunidad de tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Este testimonio surgió tanto de las declaraciones claras de Jesús como de la experiencia de los judíos fieles, que creyeron en Dios, afirmaron la divinidad del hombre Jesús y recibieron el poder del Espíritu Santo a partir de Pentecostés. Por lo tanto, los documentos fundamentales que unen a todos los cristianos son los Credos Ecuménicos (Credo de los Apóstoles, Credo de Nicea, Credo de Atanasio), cada uno de los cuales se centra en la Trinidad como la confesión principal de la iglesia.

A lo largo de la historia, los cristianos han investigado los matices de estos testimonios fundamentales. Influenciados por los cambios y desafíos culturales, han surgido varias familias diferentes de reflexión teológica. Nuestro enfoque en CLC se encuentra dentro de la tradición reformada, construida sobre las amplias percepciones de Juan Calvino en el momento de la Reforma Protestante. Centrales para este enfoque teológico son estos énfasis:

  • La distinción entre “regeneración” (el acto único de Dios realizado únicamente a través de la obra de Jesús) y “santificación” (la actividad transformadora en curso de Dios que tiene lugar en asociación con personas y comunidades redimidas).
  • La forma “presbiteriana” de estructura de la iglesia, construida alrededor de la primacía (pero no la independencia) de la congregación local gobernada por ancianos y diáconos que son llamados y elegidos entre los miembros debido a sus obvios dones espirituales.
  • La apreciación de los sacramentos como dos (el Bautismo y la Cena del Señor), siendo cada uno un signo y sello del amor redentor de Dios, pero que en realidad no representan un mérito.

Ver la “Ley de Dios” no solo como normativa para la creación y como anunciando la pecaminosidad humana, sino también como guía de nuestra respuesta redimida de una vida santificada.



SESIÓN 1 – El legado de las prácticas de adoración congregacional: un manual bíblico-eclesiástico

Idea clave: el culto cristiano se centra en Cristo, pero surge de las ricas prácticas litúrgicas del antiguo Israel y está conformado por ellas, del cual surgió el cristianismo. Los Salmos, en particular, dan un lenguaje a la liturgia, con la vida, obra, enseñanzas, muerte y resurrección de Jesús proporcionando una nueva profundidad a estos temas de liberación y provisión divina.

SESIÓN 2 – Los temas vitales de la expresión de adoración: bíblica, católica, confesional y pastoral

Idea clave: Los ritos y las prácticas del culto cristiano son más amplios y de preferencia personal, y han sido moldeados por una interacción transcultural larga y diversa entre Dios y el pueblo de Dios.

SESIÓN 3 – La cultura de las reuniones de adoración: estilo y contenido

Idea clave: Aunque la iglesia cristiana existe en todas las culturas de la tierra, lo esencial de su culto público está formado por desarrollos clave en la historia de la comunidad de fe bíblica. El judaísmo, los sacramentos, las reflexiones teológicas sobre el proceso de salvación y las interacciones de las personas dentro de la comunidad de fe han servido para construir tradiciones de expresión de adoración que no necesitan ser reinventadas de domingo a domingo.

SESIÓN 4 – Los movimientos de adoración (1): Reunir y dar

Idea clave: El culto público en la comunidad cristiana está formado por desarrollos históricos, discusiones teológicas y motivos pastorales. Pero su expresión real también está determinada por la dinámica de la interacción social que destaca el significado y el papel de cada uno de los principales participantes: Dios y el pueblo de Dios.

SESIÓN 5 – Los movimientos de adoración (2): Creciendo y avanzando

Idea clave: El culto público en la comunidad cristiana está formado por desarrollos históricos, discusiones teológicas y motivos pastorales. Pero su expresión real también está determinada por la dinámica de la interacción social que destaca el significado y el papel de cada uno de los principales participantes: Dios y el pueblo de Dios.

SESIÓN 6 – Liderar el culto público: planificación y práctica

Idea clave: Liderar la adoración pública en un entorno congregacional es una tarea muy importante que requiere habilidades ministeriales perfeccionadas, conocimiento de los temas bíblicos, familiaridad con la riqueza de la teología de la iglesia y declaraciones confesionales, dones relacionales interpersonales, sensibilidades de programación, amor por la música en la diversidad de expresión y compromiso con los lazos de la catolicidad que unen al Cuerpo de Cristo.

SESIÓN 7 – Símbolos: Expresiones de profundo significado

Idea clave: Nuestras vidas están llenas de acciones, muchas de las cuales se repiten. Algunas acciones repetidas tienen un significado profundo y significados profundos porque nos conectan con eventos únicos y comunidades extendidas. Los sacramentos de la iglesia cristiana, ordenados por Jesús, son rituales poderosos que nos conectan con él y su trabajo en nuestro nombre, y también con todos los demás que comparten nuestro testimonio de fe.

SESIÓN 8 – Bienvenidos a la comunidad: las acciones simbólicas del bautismo

Idea clave: Los rituales del bautismo están vinculados al significado ceremonial de la circuncisión en el Antiguo Testamento e identifican a quienes ingresan a la comunidad cristiana como vinculados tanto a Cristo como a todos los creyentes. Dado que hay dos rituales de bautismo señalados en el Nuevo Testamento, la confusión y la división persisten en la iglesia en cuanto al significado apropiado relacionado con este rito.

SESIÓN 9 – Compartiendo la vida de la comunidad: las acciones simbólicas de la Cena del Señor

Idea clave: La primera “Cena del Señor” fue una comida pascual organizada por Jesús y compartida con sus discípulos. Jesús transformó dos de los elementos de la Pascua, el pan sin levadura que simbolizaba una ruptura con el pasado y la tercera copa de vino que simbolizaba la bendición de Dios, en memoriales ritualizados de su propio cuerpo quebrantado y sangre derramada que uniría a sus seguidores tanto a él mismo en la salvación como unos a otros en comunidad y fe compartidas.

SESIÓN 10 – Celebración de los sacramentos: planificación y práctica

Idea clave: Debido a que los sacramentos son ceremonias ritualizadas, que vinculan a los participantes actuales con Jesús y con el pueblo de Jesús en todos los tiempos y lugares, es importante para quienes planean reuniones de adoración que incluyen celebraciones sacramentales y para quienes ofician en tales eventos que ambas palabras y las acciones se conectan bien para proporcionar renovaciones corporativas significativas de fe y compromisos.

Leave a Comment