Pastoral Care Church Leadership Center

Cuidado Pastoral

CUIDADO PASTORAL

UNA INTRODUCCIÓN

Si bien los líderes de las iglesias a menudo se identifican como “predicadores”, la supervisión de la congregación implica mucho más que llevar a cabo el culto dominical o ser el teólogo residente que expone la doctrina cristiana. Moisés se encontró a sí mismo como padre, madre, amigo y consejero de la gran comunidad de israelitas, tanto que, de hecho, a veces se quejaba con Dios por el precio que le estaba costando. El papel de los Ancianos se estableció por primera vez bajo el liderazgo de Moisés para expandir el cuidado de Dios de manera tangible a las personas que Dios amaba. Estos Ancianos eran tan esenciales para la comunidad de fe que también se convirtieron en los líderes identificados y designados de las primeras congregaciones cristianas. De entre ellos, aprendemos por medio de las cartas pastorales de Pablo, se encontraron los primeros “pastores” cristianos, personas talentosas que enseñarían y supervisarían la vida congregacional. Y, dado que la iglesia es el Cuerpo de Cristo, todos estos esfuerzos de liderazgo se inspiran en Jesús, el Buen Pastor. El curso proporciona una descripción general de las responsabilidades y disciplinas pastorales.

Pero, ¿cómo, exactamente, da forma Jesús a su Cuerpo en nuestras circunstancias actuales? Vivimos en tiempos “intermedios”, donde la salvación ha llegado, pero el mundo aún no ha renacido por completo en su redención final. Mientras esperamos que Jesús, que comenzó una buena obra en nosotros, haga finalmente todas las cosas nuevas, esperamos en su bondad, hablamos de su amor e influimos en nuestras sociedades con la gracia del Reino de Dios.

Se han ofrecido tres escenarios diferentes en varias partes del Cuerpo de Jesús, en cuanto a cómo deberíamos experimentar su autoridad directa a través de las oficinas de liderazgo de la iglesia:

Algunos creen que Jesús entregó el liderazgo general de la iglesia a una persona (el Papa o el Arzobispo de Canterbury) o un equipo de liderazgo apostólico (los Patriarcas) que luego designa un sistema de líderes que llegan hasta todas las parroquias y congregaciones, pero tomando sus señales de la jerarquía bajo la dirección de los que están en la parte superior. A esto lo llamamos el sistema episcopal de liderazgo de la iglesia.

Algunos creen que Jesús guía a su iglesia primero y principalmente a través de cada congregación, donde el Espíritu Santo guía a los miembros del Cuerpo de Cristo a seleccionar entre ellos a aquellos que tienen dones espirituales de liderazgo. Estos líderes, ancianos, diáconos y pastores, dan forma a la vida de la congregación y unen su comunión a otras congregaciones similares en asambleas más amplias llamadas presbiterios o clases, que a menudo amplían aún más los esfuerzos comunes en el ministerio y la misión a través de asambleas y sínodos. A esto lo llamamos el sistema presbiteriano de liderazgo de la iglesia.

Nuestro enfoque en CLC se encuentra dentro de la tradición reformada, construida sobre las amplias percepciones de Juan Calvino en el momento de la Reforma Protestante y, por lo tanto, dentro de la comprensión presbiteriana del liderazgo de la iglesia y la organización para el ministerio. Centrales para este enfoque teológico son estos énfasis:

La distinción entre “regeneración” (el acto único de Dios realizado únicamente a través de la obra de Jesús) y “santificación” (la actividad transformadora en curso de Dios que tiene lugar en asociación con personas y comunidades redimidas).

La forma “presbiteriana” de estructura de la iglesia, construida alrededor de la primacía (pero no la independencia) de la congregación local gobernada por ancianos y diáconos que son llamados y elegidos entre los miembros debido a sus obvios dones espirituales. 

La apreciación de los sacramentos como dos (el Bautismo y la Cena del Señor), siendo cada uno un signo y sello del amor redentor de Dios, pero que en realidad no representan un mérito.

Ver la “Ley de Dios” no solo como normativa para la creación y como anunciando la pecaminosidad humana, sino también como guía de nuestra respuesta redimida de una vida santificada.


SESIÓN 1 – Modelos para el cuidado pastoral: los fundamentos bíblicos

Idea clave: Si bien las iglesias desean ser “contemporáneas” y “relevantes”, el patrón de liderazgo de la comunidad de fe bíblica tiene una herencia importante y larga; los principales roles de liderazgo del pasado continúan siendo importantes hoy.

SESIÓN 2 – Motivación para el cuidado pastoral: cultivar una expresión de fe saludable

Idea clave: La atención pastoral tiene similitudes con la atención médica: el objetivo es la salud, no solo abordar heridas, dolores, pecados y emergencias. Estas otras cosas, sin embargo, son los signos más visibles de mala salud, malas prácticas espirituales o disminución del discipulado. Necesitan atención, pero siempre dentro del contexto del objetivo de cultivar una identidad cristiana más profunda y nutrir el fruto espiritual.

SESIÓN 3 – Medios de pastoral: Ministerio reactivo y proactivo

Idea clave: si bien gran parte de la atención pastoral ocurre en momentos específicos, provocados por eventos únicos e imprevistos, también hay una gran cantidad de atención pastoral para la que se puede planificar y preparar simplemente reconociendo los movimientos naturales y el flujo de la vida, con coyunturas críticas y puntos de inflexión importantes.

SESIÓN 4 – Métodos de cuidado pastoral: Pensamiento sistémico de cuidado pastoral

Idea clave: Como Cabeza de la Iglesia, Jesús proporciona nuestra comprensión clave sobre cómo desea que funcione su Cuerpo y pone en marcha un sistema de proceso de supervisión de liderazgo entre sus discípulos. El apóstol Pablo se basó brillantemente en las conexiones iniciales de Jesús con la vida del cuerpo para expresar una teología del cuidado pastoral y la gestión del liderazgo en la iglesia. Los reformadores protestantes reevaluaron cómo la iglesia había llevado estas formas tempranas de liderazgo hacia direcciones poco saludables y reafirmaron los énfasis del Nuevo Testamento.

SESIÓN 5 – Gestión de la pastoral: estructuras y salvaguardas

Idea clave: El cuidado pastoral ocurre en momentos y fragmentos a lo largo de la vida y la historia de la congregación, pero se basa en buenas estructuras que lo mantienen relevante y listo, y está respaldado por prácticas de disciplina que salvaguardan la integridad del liderazgo.

Leave a Comment